Este lunes 22 de julio de 2019 se firmó un convenio de cooperación entre la Empresa Pública Metropolitana de Movilidad y Obras Públicas (Epmmop) y la compañía AEKIA S.A para la instalación de 10 electrolineras en los estacionamientos municipales de Quito.

El evento tuvo lugar en el parque La Carolina y estuvieron presentes Mauricio Rosales, gerente general de la empresa municipal; Ricardo Rosales, director general de AEKIA; Marianella Irigoyen, secretaria de Ambiente; y Rafael Carrasco, secretario de Territorio, Hábitat y Vivienda, entre otras autoridades. El acuerdo contempla en una primera fase (15 días), la instalación de electrolineras en los estacionamientos de La Ronda, San Blas, Cadisan, Montúfar 1, La Esquina en Cumbayá, los terminales terrestres de Quitumbe y Carcelén y en los accesos a los parques metropolitanos Bicentenario, Carollo y La Carolina.

Durante el evento se efectuó una demostración de cómo un vehículo podría cargarse y se explicó que como parte del acuerdo, las electrolineras brindarán carga por 30 minutos a los autos eléctricos, de manera gratuita. AEKIA dotará de los equipos de carga bajo la figura de comodato.

La electrolinera es una estación de carga de vehículos eléctricos que permite cargas de forma rápida durante 30 minutos y cargas medias de hasta 3 horas. Una carga le permite a un vehículo circular 150 kilómetros; se estima que un vehículo en la ciudad de Quito recorre hasta 80 kilómetros al día.

Según el Municipio, actualmente, en la capital circulan diariamente una flota de 300 vehículos livianos eléctricos, para quienes el servicio de recarga se encuentra de manera exclusiva en los concesionarios de comercialización automotriz y en centros comerciales específicos. El objetivo de la colocación de estos dispositivos es motivar a la ciudadanía a la compra de vehículos que sean amigables con el ambiente, que usen tecnologías limpias como una alternativa para reducir las emisiones de CO2, que es el principal causante del efecto invernadero.

Rosales indicó que el objetivo de la empresa es motivar la compra de este tipo de vehículos. “Es una inversión. ¿Por qué la gente no ha comprado masivamente este tipo de autos? Pese a que Kia tiene vendidos el 85% del total de autos eléctricos que circulan en el país, el mayor temor que tienen los usuarios es no tener dónde cargar los vehículos. Al hacer este esfuerzo se motiva a la gente a comprar y a la par estamos dando el ejemplo a otras compañías automotrices. Quién ganará es el usuario, la ciudad, el ambiente”, comentó. Kia ha insertado a escala nacional 150 vehículos eléctricos, de los cuales 50 transitan en Quito, 40 en Galápagos, 30 en Guayaquil y el resto están dispersos en otras ciudades.

Una de las ventajas en la utilización de este tipo de vehículos es el ahorro económico. Un galón de gasolina cuesta en promedio USD 2,50 y rinde cerca de 35 kilómetros por galón. Mientras que USD 1,50 de electricidad le permite recorrer 200 kilómetros. Además, un vehículo a gasolina requiere cambio de aceite o filtros cada 5 000 o 10 000 kilómetros. Un auto eléctrico no necesita ese tipo de mantenimiento. En Quito, el recorrido promedio de una persona que no utiliza su auto como herramienta de trabajo es de 40 a 60 km al día, por lo que una media hora de carga gratuita le sirve para movilizarse sin problema por la ciudad, indicó Rosales.

Fuente: El Comercio